La gestión comunitaria no es un parche

Facebooktwitterreddit

ducttape

Un comentario para las jornadas Cultura Viva y el énfasis que hemos puesto en la gestión comunitaria. Una reflexión más amplia se puede encontrar en el texto “Gestión comunitaria de la cultura” que preparamos Laia Forné y yo para abrir la sesión sobre este tema.

«No hay por qué preocuparse, todavía tenemos suficiente cinta adhesiva». Este meme que circula por la red resume uno de los debates políticos de fondo sobre el que queremos trabajar.

Imaginemos que ese ala de avión es el brazo social del Estado y que la cinta adhesiva es la gestión comunitaria. Así es más o menos como muchos dirigentes políticos imaginan el papel de la gestión comunitaria. Desde que se inició la crisis, el mercado capitalista y el Estado han insistido en esa idea: “si estás en crisis, busca tu comunidad“. Parece que lo comunitario no solo está de moda, sino que se consolida como la manera de poner parches a los fallos del mercado y del Estado.

Un caso paradigmático es el programa Big Society del Primer Ministro Británico David Cameron. Del mantra sociopata de Tatcher «No hay alternativa, la sociedad no existe» hemos pasado al mantra comunitario de David Cameron: «la Big Society es un programa de gobierno para fomentar las comunidades. Son las comunidades las que nos puede sacar de esta crisis» Conclusión: antes la sociedad no existía. Ahora que estamos en crisis, las comunidades son la solución al problema que ha producido el capitalismo financiero. Mientras, aumentan los rescates a los bancos, los recortes sociales y la deuda púbica. Una promesa rellena de progresismo cínico en lo social y de liberalismo puro en lo económico.

La gestión comunitaria no es una cinta adhesiva para reconstruir el ala de un avión que se cae a pedazos. La gestión comunitaria se produce para generar vínculos y alianzas entre segmentos sociales diferentes, con el objetivo de construir una economía que cambie las relaciones de poder existentes. El papel de las políticas públicas en ese viaje con un nuevo avión es el que tenemos que pensar a fondo. ¿Cómo facilitar recursos sin que eso amenace la autonomía de las prácticas comunitarias? ¿Qué medidas públicas tomar para fortalecer un gobierno basado en la cultura como bien común?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *